Primera mención de la ciudad de VALENTIA (TITO LIVIO)

IVNIVS BRVTVS COS. IN HISPANIA IIS QVI SVB VIRIATHO MILITAVERANT AGROS ET OPPIDVM DEDIT, QVOD VOCATVM EST VALENTIA





La Saga de los Antonio de Valentia

Bienvenid@s a la antigua Hispania romana...

Querid@ amig@, te invito a un viaje muy especial, una ventana que te permitirá ver nuestro pasado y conocer las costumbres y vidas de nuestros ancestros, tan sólo dos mil cien años atrás, cuando esa bella dama llamada València nacía en la isla fluvial del curso bajo del Turivs de la mano de las palas, el sudor y la ilusión de poco más de dos mil veteranos licenciados de las legendarias legiones de Roma.

VALENTIA, DEVOTIO y PRINCEPS contienen entre sus páginas muchos de los momentos más apasionantes y dramáticos que vivió la joven Perla del Turia desde sus primeros años de vida allá por el siglo I a.C. hasta la gran persecución de principios del siglo IV d.C.


En VALENTIA conocerás a dos hombres atrevidos y extraordinarios, Quinto Sertorio y Pompeyo el Grande, ambos decididos a dirimir sus irreconciliables diferencias en tierras valencianas inmersos en la cruenta Guerra Civil que sacudió a la vieja República.

En DEVOTIO podrás leer dos historias paralelas: la primera de ellas la protagoniza un peligroso triángulo formado por Publio Daciano, el gobernador de la Tarraconense, Eutiquio de Osca, un diácono indomable, y Tito Antonio, un magistrado veterano que se ve atrapado en medio de la gran persecución de los cristianos. La segunda historia nos lleva 20 años después de VALENTIA, cuando el único hijo de Cayo Antonio, Lucio, decide lavar el honor familiar yendo a luchar contra un usurpador que pretende dominar la República: Cayo Julio César.


En PRINCEPS Lucio Naso seguirá a uno de los grandes hombres que protagonizaron el fin de la república, Sexto Pompeyo, conociendo en paralelo las carreras desaforadas hacia el poder de Marco Antonio y Gayo Octavio Turino, quien con el tiempo y astucia acabaría siendo conocido como Augusto, el princeps...

Si siempre has querido saber más sobre la Historia antigua de València, si no te has conformado con la poca y dispersa información que hay sobre ella y crees que hay muchas más cosas interesantes y curiosas que saber de nuestros orígenes esperando a ser descubiertas, acertarás leyendo las epopeyas de Cayo Antonio Naso y su hijo Lucio, ciudadanos de VALENTIA.

PLVRIMAM SALVTEM OMNIBVS!


Gabriel Castelló

El Puig (València)

miércoles, 14 de julio de 2010

La Huella de Roma en Hispania: Barcino


COLONIA FAVENTIA IVLIA AVGVSTA PIA BARCINO



Igual que Augusto necesitaba encontrar un origen divino y mítico a la cuna de su imperio, y le encargó a Virgilio que realizase su Eneida para ensalzar al héroe troyano del que se sentían herederos los gobernantes romanos, igual los catalanes más rebuscados eligieron a Hércules como el fundador de su ciudad durante uno de sus trabajos en Iberia... Y otros más avezados le atribuyen la fundación al orgullo de Cartago, Aníbal Barca, durante su paso por el lugar hacia su campaña en Italia (cosa que, personalmente, dudo mucho, pues los elefantes en terrenos blandos se lo pasan muy bien...)

Va a ser que no. No hay ningún vestigio histórico o arqueológico que confirme ambas hipótesis; Lo que sí que existieron son dos poblaciones iberas, Barkeno (en el monte Táber, Ciutat Vella) y Laiesken (en la falda de Montjuïc) de etnia laietana que acuñaron moneda y dejaron su rastro en la Historia.

Obviamente, la zona litoral en la desembocadura del Llobregat y el Besós - bastante diferente a la línea de costa actual - era un buen lugar para fondear; pero había otros puertos más potentes en la contornada como TarracoEmporiae. Por ello, durante los tiempos de expansión de la república el lugar fue del todo irrelevante a nivel político y militar (no hay menciones específicas a Barcino desde las Guerras Púnicas a la Guerra Civil, en oposición a otros lugares más "calientes" de la Hispania Citerior durante la agonía de la República, como Calagurris, Lauro, Saguntum, Sucrone, Valentia, Osca o Ilerda)

El tramo de la muralla de Barcino mejor conservado

Lo que sí que está contrastado es que, después de las guerras civiles, ya en tiempos del mencionado Augusto y justo después de finalizar las hostilidades en tierras cántabras, aparece Barcino como colonia romana (entre el 15 y el 10 a.C.) Lo que fuese antes de esta fecha entra en el terreno de la leyenda...

Trazado de la colonia romana

El trazado de la Barcino romana corresponde con el centro histórico de la actual Barcelona. El Foro se encontraba muy cerca de la Plaça Sant Jaume y el Cardo y Decumano máximo pueden apreciarse aún sobre el plano de la ciudad (carrers Jaume I, Ferrán, del Bisbe, etc) 

Como toda colonia, la ciudad disponía de un Foro, termas, tabernas, lagares, silos, acueductos, tintorerías, templos, etc. Para descubrir y disfrutar de algunos restos sorprendentes de aquella Barcino es parada obligada el Museu d'Història de la Ciutat de Barcelona situado dentro del conjunto monumental de la Plaça del Rei:

Panel de Bienvenida del Museu

Link directo a la web del museo: Museu d'Història de la Ciutat de Barcelona

Barcino prosperó durante el Imperio; No pasó de modesta colonia, de hecho carece de teatro y circo -atracciones que tenían otras ciudades romanas en Hispania como Tarraco, Emerita, Saguntum, Caesaraugusta, Cartago Nova, Valentia, Segobriga, etc - pero todo apunta a un buen nivel de vida proporcionado por el comercio del producto local, principalmente el vino de la Laietania.

La gran incursión de los francos en el 260 también colapsó la vieja Barcino. Sus murallas se reforzaron en tiempos de Claudio el Gótico utilizando incluso esculturas y podios y, como el resto de ciudades que sobrevivieron a aquellos turbulentos tiempos, se encerró en sí misma.

Lienzo de muralla romana

La vieja Barcino que vio pasar al visigodo Ataulfo con su cautiva y bella esposa, Gala Placidia, bien merece una visita. No os perdáis este vídeo con las huellas de Roma en Barcelona: